Cuando me pierdo...

Sé que me pierdo cuando el mundo a mi alrededor me da lo mismo. Cuando no me sorprende el color del cielo. Cuando no estoy pendiente de ayudar a alguien en la calle que lo necesite. Cuando cocino y no me sorprende que lo pueda hacer a pesar de haberme negado tantos años a hacerlo. Cuando escucho música y me da igual el ritmo o la letra. Cuando estoy pero no estoy.

⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀

Es raro porque igual funciono, sigo haciendo las cosas que tengo que hacer, sigo con la vida pero viéndola pasar por delante, sin disfrutarla. Y no digo que siempre haya que disfrutar. Me permito no disfrutar a veces. Solo que la vida es rica cuando te das cuenta de ella, cuando estás atenta a ti, cuando te dejas sorprender, cuando conectas contigo y con tu alrededor con curiosidad.

⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀

Cuando me desconecto, y me doy cuenta. Me felicito por darme cuenta, es el primer paso para conectarme a mi. Lo que hago después es validarme, juemadre es que desconectarse es súper fácil, se vale también desconectarse, total rígida no es lo que quiero ser. No siempre tengo que estar conectada a mi y no siempre tengo que estar desconectada a mi. Vaciló en los dos. Pero ya me siento muy desconectada, me fui al polo, quiero equilibrarme.

⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀

Lo que hago después es mirar pa adentro. Literal hablarme. Preguntarme: “¿qué pasa?, ¿hay algo ahí que no me permite disfrutar?” Sin juicios trato de contestarlo. Miro si es algo de lo que yo solita me puedo encargar, y me encargo con paciencia, sino, pido ayuda, a mi psicóloga, mi mejor amigo, mi pareja, mi mamá. También, trato de volver a mi por medio de actividades que me generan concentración y atención plena, como: meditar, cocinar una receta nueva, me saco a pasear, a comer algo rico, a contactar con animales, ya que eso me conecta un montón. Vuelvo a mi escribiendo, viendo mis fotos, acordándome de lo fuerte que he sido estando aquí ante la vida después de todo lo que he vivido.

⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀

¡¡¡Juemadre qué poder!!!! Recordar todas las veces que me levanté después de darme totazos tan duros, después de que la vida me diera esos totazos.

Y aquí seguimos firmes, la vida no es fácil, pero sigo firme por la posibilidad que existe de poder abrazar a mi mamá, compartir tiempo con mi perra, por la posibilidad que existe de cumplir mis sueños, de ver a mi mejor amigo cumpliendo sus sueños, de ver a mi pareja cumpliendo los suyos. Por la posibilidad de conseguir sabiduría, de trascender.

¡Aquí estamos firmes!

¿Tú lo estás?

63 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo